¿Cómo te sentirías si te dicen que no te puedes pensionar?

El 13 de marzo es el Día del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, en el cual, precisamente, se conmemora la creación de este instituto. Gracias a esto los trabajadores afiliados gozamos diversos derechos, entre ellos el de una pensión.

Esto en sí nos daría la certeza de que después de largos años de trabajo honesto llegará el momento de tener nuestro retiro pagado. No obstante, durante el gobierno de Rafael Correa hubo algunas decisiones que podrían provocar que esto no sea así.

Malas decisiones tienen graves consecuencias

El 15 de abril del 2015 la Asamblea, con voto mayoritario del movimiento Alianza PAIS, aprobó la Ley de Justicia Laboral, en la cual se eliminó el subsidio del 40% del estado al fondo de jubilación.

Esta decisión provocó que el IESS perdiera 5.194 mdd (5392 mdd si se considera lo que se dejó de ganar), lo que provocó que el pago de las pensiones no sea sostenible después del 2023, cuando la proyección anterior tenía una sostenibilidad de hasta el 2053.

Además, otro gran tropiezo fue que el 13 de noviembre de 2015 Richard Espinoza, Luis Clavijo y Camilo Torres, personas con alta responsabilidad en la IESS, firmaron la Resolución 501.

Esto implicó que el aporte que daban mensualmente los afiliados bajara de un 9.44% a un 5,76%. Tal vez sonará como algo minúsculo pero en realidad le costó 2147 mdd al IESS (2470 mdd si se consideran ganancias).

Esto por fortuna no sigue vigente desde el 2017; no obstante, sí costó una cantidad de dinero difícil de recuperar.

El futuro de los pensionados es incierto

Ambas medidas tuvieron como consecuencia que el IESS tuviera que retirar las inversiones de mil 700 mdd anuales para cubrir necesidades urgentes, lo cual costó otros 525 mdd. En total, si se suma todo, las decisiones del correísmo costaron 8.927 mdd.

Por desgracia esto hace pender de un hilo a los pensionados de los próximos años, ¿realmente habrá recursos suficientes para cubrir a todos los afiliados en edad de retiro?

En realidad, no todo está perdido, si hay un buen manejo de los recursos por parte del próximo gobierno ya no correremos peligro. Por eso debemos pensar muy bien a quién le damos nuestro voto el próximo 11 de abril.

¿Queremos seguir en la incertidumbre y que el IESS pueda incluso desaparecer? La respuesta es no. Lo que los ecuatorianos buscamos es tener seguridad social gracias a nuestro trabajo digno.

No nos dejemos engañar por propuestas extravagantes. Tenemos prohibido olvidar todo el daño que le ha hecho el correísmo a nuestro país. La decisión está en nuestras manos, votemos con responsabilidad.